jueves, 7 de noviembre de 2013

Hechos a desmedida.

Estamos hechos de agua, de las gotas de rocío ; de fuego, de llamas que abrasan, que queman, que arden.
Estamos hecho de la pureza inexistente, de los pecados capitales y los naturales, del odio del ser humano y el amor que lo empuja a ser capaz de todo.
Estamos hechos del frío que hiela y cala los huesos, y del calor del sol, que nunca será mas fuerte que el de un abrazo.
Estamos hechos de un cielo que no existe ni en la tierra ni en las nubes, que cualquier creencia siempre omite; del paraíso de nuestra mente, nuestro conocimiento, del que podemos crear soñando.
Estamos hechos de las palabras dichas y contenidas, las que se quedan colgando en los labios o entre los dientes, de las que siempre guardan secretos.
Estamos hechos de ojos nariz y boca, de mas de cinco sentidos y miles de sentimientos. Estamos llenos de ira y de calma, de lágrimas que se sostienen en las pestañas, de sonrisas que se asoman por las comisuras de los labios.
Somos personas, diferentes y a la vez iguales, y estamos hechos a la desmedida, pues no existe medida ni para nuestra locura, ni para nuestra mente, ni tan si quiera para nuestro cuerpo. Somos fenómenos imposibles de conocer totalmente.
Simplemente estamos hechos.