martes, 13 de mayo de 2014

Historias

Peco de impaciente. Y es que ahora mismo me gustaria que existiera un boton que acelere y pase este momento. Ya me da igual lo pasado, nada de arrepentimietos. Lo que fue, ya no se puede cambiar.
Te voy a echar de menos todas las mañanas y te voy a seguir detestando por haberme dejado ir. Por habernos dejado ir. Por ser la típica historia de adolescentes.
Aún es demasiado pronto para pensar en un futuro sin ti, en cualquier caso, sigo escribiéndote, quizás el día que deje de hacerlo sea la confirmación de que te he olvidado.
Mientras tanto sigo imaginándote en el hueco vacío de la cama antes de irme a dormir.
Que siempre serás mio es otra mentira. Que ya no te quiero sería la segunda. 
Es verdad que duele.¡Y cuánto duele!
Y te sigo escribiendo, porque las historias en las que apareces siempre tienden a ser bonitas.